Ernesto Cardenal
Ernesto Cardenal

 

El sacerdote y poeta, referente mundial de la Teología de la Liberación y dos veces candidato al Premio Nobel de la Paz fue acusado en 2005 por injurias a raíz de una carta que publicó en defensa propia. Entonces, recibió una sentencia absolutoria y fue declarado inocente. Ahora, un juez obediente al presidente de Nicaragua, Daniel Ortega, ha revocado esa sentencia declarándole culpable. Esta acción es totalmente ilegal. La legislación nicaragüense considera que una sentencia sólo puede ser apelada en los seis meses siguientes, de lo contrario se considera hecho juzgado, y no puede cambiarse. Pero el sistema judicial responde a la voluntad política de Daniel Ortega.

Situación actual

 

Todo aparece como una clara represalia por la permanente actitud crítica del padre Cardenal contra los abusos del gobierno de Ortega. Casualmente, esta sentencia fue dictada a su regreso de la toma de posesión del Presidente Lugo en Paraguay, a la que fue invitado de honor y a la que Daniel Ortega se vio impedido de asistir por el rechazo de las organizaciones feministas a su presencia, dada la acusación de abuso sexual  que le hiciera su hijastra, Zoilamérica Narváez. En Paraguay, como en otros lugares, Cardenal dijo lo que piensa de Ortega.

 

La integridad de Ernesto Cardenal y sus credenciales como persona que ha dedicado su vida a la causa de la justicia, confieren enorme autoridad a sus críticas, tanto dentro como fuera de Nicaragua.  Esto resulta intolerable para Daniel Ortega y es la razón por la cual Ernesto Cardenal ha sido condenado en un fallo judicial injusto y vengativo, y por tanto escandaloso.

 

Ernesto Cardenal es la más reciente víctima del acoso sistemático orquestado en contra de todos aquellos que han levantado sus voces para denunciar la falta de transparencia, el estilo autoritario y el comportamiento inescrupuloso y la falta de ética de Daniel Ortega en su retorno al poder.

 

Ernesto Cardenal, presidente honorífico de la Red Internacional de Escritores por la Tierra

 

Se da la circunstancia de que Ernesto Cardenal es el presidente honorífico de la Red Internacional de Escritores por la Tierra desde su fundación en 2007, con motivo del Primer Encuentro de Escritores por la Tierra celebrado en la ciudad de Granada, Nicaragua, bajo el auspicio de la ONG catalana Mare Terra Fundació Mediterrània.

 

“Desde la Red Internacional de Escritores por la Tierra llamamos a los escritores y amigos de Nicaragua en el mundo a denunciar esta persecución política, a demandar el cese de estas acusaciones ilegales e infundadas y a expresar su solidaridad con Ernesto Cardenal y con el derecho del pueblo nicaragüense a vivir libre de miedo y represión”, ha explicado Ángel Juárez Presidente de la Red Internacional de Escritores por la Tierra y Mare Terra Fundació Mediterrània.

 

No es de recibo que una personalidad de la talla humana e intelectual de Ernesto Cardenal, candidato al Premio Nobel de la Paz y uno de los padres legítimos y referente mundial de la Teología de la Liberación, se vea sometido a la caza de brujas emprendida por el Gobierno de Nicaragua, a raíz de la oleada de voces críticas que claman, desde diversos puntos del mundo, por cambios en el Gobierno y la sociedad nicaragüenses.

 

Juárez ha proseguido afirmando que “si se permite que Ernesto Cardenal pise la cárcel, teniendo en cuenta su avanzada edad, la presión que ejercerán organizaciones como Mare Terra Fundació Mediterrània y la Red Internacional de Escritores por la Tierra, tengan la completa seguridad de que habrá repercusión política y mediática para terminar con la serie de despropósitos que está cometiendo el Gobierno de Ernesto Daniel Ortega en Nicaragua”.

 

Asimismo, al tiempo que ha solicitado el apoyo de la comunidad internacional y de los ciudadanos españoles a la campaña que impulsa la Red Internacional de Escritores por la Tierra, ha declarado que “no es comprensible y no podemos consentir que se de tal situación entre compañeros que han luchado desde la izquierda y, seguimos luchando, por la democracia y la defensa de la justicia social y las libertades humanas. Pedimos y exigimos la resolución de este asunto y que lo sucedido quede en una simple anécdota, pues sin duda, esto repercute negativamente en la imagen y la credibilidad de los colectivos progresistas internacionales. Así no avanzaremos en la lucha por un cambio mundial, más que necesario”.

 

Apoyos recibidos

 

Personalidades de ámbitos como la literatura y la justicia social han mostrado ya su solidaridad hacia Ernesto Cardenal. Destacan entre otros José Saramago y su esposa Pilar del Río, Rosa Regás, Eduardo Galeano, Seymour Menton, Sergio Ramirez, Roberto Vargas, Luis Enrique Mejía Godoy o Mayra Jiménez.

 

 

 

Anuncios