cimg3316

Anoche, al filo de la una de la madrugada, llegamos a Xalapa, México, tal y como estaba previsto, sin mas contratiempos que los propios de los aeropuertos, las aduanas y las largas colas que hay que guardar para llegar a destino. Hoy hemos despertado con un sol de justicia y 20 grados.  A la hora del desayuno me he reencontrado con algún que otro colega de la Red Internacional de Escritores por la Tierra, pues la mayoria llegará en los próximos días. Aprovechando el domingo y que hoy aún estamos aterrizando y recuperándonos del jetlag, he visitado el centro de Xalapa, junto a Inés Fonseca, su marido y mi amigo Sidney Possuelo, el que se erigiera en una de las voces defensoras del pueblo Yanomami de la Amazonia brasileña. De hecho, a su labor divulgativa y reivindicativa se debe que hoy los Yanomami tengan delimitado su territorio, esquilmado durante décadas por la mano del hombre blanco. Como siempre que uno charla con Sidney, su lucha aparece como telón de fondo de toda  una vida dedicada a la floresta como suele decir él. Una vida a lo largo de la que ha corrido grandes riesgos, que para la mayoría serían innecesarios, pero su empeño generoso en la defensa de las tribus de la amazonia le llevó a ello.

Paseando por Xalapa olía a almendras garrapiñadas, a caramelo, a taquería, a barbacoa…puro aroma texmex que abre el apetito. Al tiempo, hemos visto la enorme tarea realizada por la Universidad Veracruzana para difundir el II Encuentro de Escritores por la Tierra Homenaje a Ernesto Cardenal. Grandes vallas publicitarias, carteles por todas partes…Abrumaba un poco tanta promoción, pero desde luego las cosas que no se cuentan no se conocen. Así que todo sea por la causa.

Mañana seguiré contando todo lo que nos aguarda esta ciudad de belleza exuberante, el manantial que nace en la arena, lo que significa etimológicamente su nombre, Xalapa…un rincón bullicioso, verde, que emana aire limpio, a diferencia de la gran capital México DF, esa megaurbe, con encantos propios y el defecto de ser una de las ciudades más contaminadas del mundo. Hasta entonces…

Anuncios