El fenómeno “social media” crece cada día en Internet y amenaza con sustituir los mecanismos de comunicación que hasta ahora se consideraba tradicionales. Su impacto se extiende más allá del uso masivo que hacen los jóvenes de las redes sociales. Empresas, organizaciones y Gobiernos del mundo consideran Facebook, Twitter, Youtube o LinkedIN, por citar algunos ejemplos, canales fundamentales de relación con su público objetivo. Hemos pasado del modelo unidereccional de la Web 1.0 surgido en 1996 (sites de lectura) al entorno bidireccional Web 2.0 (sites de lectura y escritura) que irrumpe en 2006 con usuarios que producen y consumen contenidos.

Estos son algunos datos que revelan el impacto de las redes sociales: el 80% de los internautas españoles pertenece a alguna red social. Cinco de los diez sitios más visitados en nuestro país son redes sociales. Sólo Facebook tiene más de 12 millones de usuarios activos en España. El 63% de los usuarios recomiendan productos a través de Twitter y el 61% comparte quejas sobre ellos. Al 84% no le importa recibir mensajes comerciales de marcas en redes sociales. El 50% de las mujeres ha comprado algo después de haberlo visto en una red social. Así lo pone de manifiesto el estudio Annual Social Media Study de SheSpeaks.

Este nuevo paradigma  obliga a las compañías  a  plantearse si  su plan de marketing on line debe incluir la promoción en redes sociales. Hay dos cuestiones a valorar: ¿mi marca, producto o servicio puede tener salida en las redes? ¿dispongo de tiempo suficiente para crear contenidos atractivos?. A partir de ahí, en contra de quienes consideran que las redes sociales son una moda pasajera, se impone el incremento cada vez mayor de usuarios registrados. Por ello, una estrategia bien gestionada, con todas las herramientas de la Web 2.0 en acción, puede atraer tráfico web efectivo, medible, barato y rentable.

Los beneficios que genera la promoción de la empresa en las redes sociales son muy diversos. Constituyen un canal adicional de visitas web cualificadas, lo que aumenta el mercado potencial de clientes a obtener. Son una herramienta de fidelización, porque nos permiten informar de toda nuestra actividad. Recordemos que cada vez que un usuario entra en nuestro perfil, descubre lo que está haciendo nuestra empresa.  Por otro lado, aumenta el branding, el conocimiento de una marca. Para muchos usuarios cuantos más seguidores o fans tiene un perfil, mayor es la garantía de estar ante una empresa que ofrece productos o servicios de calidad.  Asimismo, las redes generan enlaces externos que apuntan hacia nuestro sitio web y que contabilizan para el posicionamiento en los principales buscadores. Y otro aspecto que no debemos olvidar es que permiten obtener un feedback de nuestros productos y servicios. Los comentarios y opiniones pueden ayudarnos a generar un pequeño estudio de mercado.

La cadena de contactos que podemos generar a través de las redes es inabarcable, pero sí podemos identificar a algunos de los destinatarios y deducir en qué medida es posible multiplicar el impacto del mensaje. Clientes potenciales, clientes actuales, prescriptores, partners, socios, accionistas, representantes, líderes de opinión, importadores, exportadores, franquiciados, distribuidores, instaladores, servicios postventa o medios de comunicación son algunos de ellos.

Juan Carlos Ruiz. Consultor en Transitus Comunicación 2.0

Anuncios