Lo que no te han contado

Un post sobre Rosa María Calaf fue la primera de mis publicaciones hace ahora un año. 365 días en los que he intentado no descuidar este espacio que supone para mí la necesaria puesta en práctica del periodismo más personal y ligado a mi identidad, aquel que brota por la necesidad interior y no la obligación exterior.

Es por eso que me hace especial ilusión haber vuelto a coincidir con una maestra en el oficio, una mujer que incansablemente ha demostrado y demuestra que otro periodismo es posible y necesario, y que comienza sus seminarios académicos con palabras tan “espoleadoras” como estas:

Amo mi trabajo. Estoy tremendamente contenta y agradecida por mi profesión. He tenido mucha suerte de poder trabajar en mi auténtica pasión. Como periodista aprendes desde que te levantas hasta que te acuestas, satisfaces tu curiosidad y además, puedes compartirlo con los demás

Ver la entrada original 43 palabras más