image

Así es el atardecer en los campos de Castilla La Mancha en un verano tórrido. Una instantánea tomada en la provincia de Toledo. Cuando las gentes de los pueblos salen a la “fresca”, los cielos adquieren esa tonalidad propia del ocaso en estío. Y los que transitamos por carreteras repletas de vehículos en “modo vacaciones”, aunque sea desde un bus, buscamos el “robado” del verano: un paisaje pardo oscurecido por el contraluz de los últimos rayos de sol.

Anuncios