Donna Hightower – The world today is a mess (1972)

Ayer nos dejó Donna Hightower. Y el mundo es un poco más desastre si cabe, “This world today is a mess”, como reza el título de la canción escrita por ella y que se convertiría en impactante éxito del sello Columbia, en 1972, con más de un millón de copias vendidas. Sin duda, el tema con el que más se asocia a Donna Hightower a escala europea. En nuestro país todo el mundo la conoce por “El vals de las mariposas” interpretado junto a Danny Daniel. Pero la carrera de Donna Hightower va mucho más allá y atesora un vasto legado musical.

Nacida en 1926, en Caruthersville, Missouri, hija de aparceros, escuchaba la radio para escapar de la vida dura. Quizás fue como empezó a recibir las influencias de Ella Fitzgerald, y más tarde, Ella Mae Morse y Kay Starr. Fue en 1958 cuando grabó el álbum Take One y dos años después se traslada a Europa. En el viejo continente actúa en Londres, París y Berlín hasta que se afinca en Madrid, en 1969. Su paso por París le hizo coincidir y trabajar con Quincy Jones y The Platters.

A partir de ese momento su voz se escuchó en los pocos locales de música jazz de la capital española, como el Whiskey Jazz o el Bourbon Street, formando dúos ocasionales con, entre otros, Tete Montoliu. Es en 1970 cuando podemos disfrutar de su primer trabajo en castellano “Soy feliz”. En nuestro país editó varios discos. Destacan The World Today is a Mess(1972), Here I Am (1973) o I’m in Love with Love (1974), y un disco de jazz con una big band dirigida por Pedro Iturralde El jazz y Donna Hightower (1982). Hightower es también recordada por su interpretación de la canción “If You Hold My Hand“, que fue sampleada por Sonny J. para el tema “Handsfree“.

Cuando su popularidad comenzó a decrecer, a principios de los años 90, regresa  EE.UU.  Hightower solía decir que en 1990, el Señor le dijo que se mudara a Austin, Texas, y ella lo hizo y entró en semi-retiro. Desde entonces, volvió a España para participar en el homenaje que se le rindió en el festival madrileño Vía Jazz de Collado Villalba en julio de 2006.

Guardo el recuerdo de una entrevista que le hice hace veinte años, cuando aún vivía en España. La amabilidad, el saber estar y la elegancia caracterizaban a esta dama del gospel, el soul y el jazz. No era una mujer que presumiera lo más mínimo de su status. Vamos, eso que les falta a tantas estrellas mediáticas del panorama musical.

Descanse en paz.

Anuncios