La Fragua de Tabacalera acoge hasta el 11 de junio la instalación Memento mori de Lucía Vallejo, donde transforma la arquitectura industrial de este espacio en “un lugar arcaico y antropológico, donde reverberan los ecos y recovecos de la muerte”. La artista ha reflejado “una idea personal” a través de once momias de mujer que levitan a escasos centímetros del suelo. En su ascenso hacia el otro mundo dejan los vestigios de su existencia mortal, a través de lo que fueron sus valiosas pertenencias. Les acompañan once sudarios de oro que nos recuerdan lo que nunca fue nuestro. Lo espiritual y lo terrenal se encuentran presentes de forma indisoluble en esta obra.

Leer artículo completo en el siguiente enlace

Memento mori. Lucía Vallejo Garay

Fuente: Tabacalera Promoción del arte

Anuncios